• Mié. Nov 30th, 2022

Dock se convirtió en la segunda empresa de Latinoamérica en ser valorada en más de US$ 1.000 millones

Dock se convirtió en la segunda empresa de Latinoamérica en ser valorada en más de US$ 1.000 millones

La Fintech brasileña busca ayudar a las empresas clientes a expandirse en los países de América Latina

La plataforma tecnológica brasileña para pagos y servicios bancarios, Dock, anunció la semana pasada que logró la recaudación de US$ 100 millones en Growth Capital en una ronda liderada por Lightrock, otra plataforma global de capital privado y Silver Lake Waterman, parte de Silver Lake, una firma global de inversión en tecnología.

La inversión contó con la participación de los ya inversores Riverwood Capital, Viking Global Investors y Sunley House Capital. Con esta ronda, la empresa se valora en US$ 1.500 millones, alcanzando así la valoración de un unicornio (empresa privada valorada en más de US$ 1.000 millones), aunque la empresa prefiera no llamarse así.

“Como una empresa de 20 años que se ha transformado en los últimos ocho años, Dock entiende que su camino es diferente de los tradicionalmente denominados unicornios. Durante este período, Dock ha acumulado muchas lecciones aprendidas del mercado de empresas emergentes y los unicornios actuales, pero viene por un camino diferente”, afirmó la compañía a través de un comunicado.

A principios de este mes, la proptech Habi se convirtió en el segundo unicornio colombiano. Con esto, América Latina tiene actualmente al menos 44 unicornios, contando lo que fueron adquiridos y que ya hicieron una oferta pública inicial, pero que alcanzaron una valoración de US$ 1.000 millones cuando aún eran privados.

La idea de Dock es entregar productos financieros a empresas, desde bancos, fintechs, hasta otras industrias. Dock ya tiene 20 años, anteriormente se llamada Conductor y fue fundada por Antonio Soares, empresario que ya trabajaba en el mercado corporativo con minoristas y consultorías.

“En un momento de mis cuarenta, decidí literalmente dejarlo todo y unirme a una empresa llamada Conductor. Compramos el 100% de la empresa y ahí nació Dock”, dijo Soares, quien es el presidente ejecutivo de Dock.

Por su parte, en Brasil la empresa opera adquiriendo y emitiendo tarjetas y ahora lo está llevando a otros países de América Latina, con una cuenta digital y servicios bancarios para que las empresas y clientes sean “su propio banco”. Esto funciona con la licencia propia del Conductor para emitir tarjetas o la licencia propia del cliente. En América Latina, la empresa ya cuenta con más de 300 clientes y más de 65 millones de cuentas activas.

Asimismo, Soares explica que la Fintech no califica la transacción porque es un proveedor de tecnología. “Cobramos por la tecnología. Ya sea que opere R$ 10 reales, 10 pesos o US$ 10 dólares, es lo mismo para nosotros. Cobramos una tarifa fija por la transacción”, explicó.

Dicha tarifa está relacionada con la escala, es decir, cuantas más transacciones hace el cliente, menos paga, según el director general. “Al principio nos preguntamos su no dejábamos dinero sobre la mesa. Me gusta mirar hacia atrás porque esta discusión fue dura, peor creíamos que esa era una forma más sostenible de mantener la relación con el cliente», dijo Soares.