• Sáb. Abr 13th, 2024

Vuelve a caminar tras 12 años: Implante que restablece la comunicación cerebro-médula espinal en hombre con parálisis

Transformando vidas: Implante que restablece la comunicación cerebro-médula espinal en pacientes con parálisis

Un nuevo implante revolucionario ofrece esperanza a las personas con parálisis de brazos y piernas al restablecer la comunicación entre el cerebro y la médula espinal. Según un artículo publicado en Nature, este dispositivo no solo permite a los pacientes ponerse de pie y caminar, sino que también mejora significativamente su recuperación neurológica, incluso cuando el implante no está activo.

El enfoque tradicional para restaurar el movimiento en personas con parálisis implicaba la estimulación directa de las regiones de la médula espinal. Sin embargo, este método presentaba dificultades en cuanto al retorno de la información y el aprendizaje de nuevos movimientos. Los pacientes podían aprender a caminar en entornos controlados, pero tenían dificultades cuando se enfrentaban a condiciones del terreno cambiantes.

Ahora, el equipo dirigido por Grégoire Courtine en el Hospital Universitario de Lausanne ha desarrollado una interfaz cerebro-columna vertebral (BSI, por sus siglas en inglés) que proporciona un sistema de estimulación y registro integrado. Este avance marca un nuevo paradigma en el abordaje terapéutico para restaurar el control natural del movimiento después de la parálisis. La BSI establece un vínculo directo entre el cerebro y las regiones de la médula espinal involucradas en el caminar, permitiendo una comunicación bidireccional.

La principal ventaja de esta interfaz es su capacidad para ofrecer un control natural sobre los movimientos de las piernas. Los pacientes pueden ponerse de pie, caminar, subir escaleras e incluso enfrentarse a terrenos complejos de una manera más sencilla y fluida. El dispositivo se integra en el funcionamiento natural del sistema, sin necesidad de utilizar dispositivos externos.

Los investigadores destacan que la calibración de la BSI es rápida y ha demostrado ser confiable y estable durante más de un año, incluso cuando los pacientes están en sus hogares sin supervisión del equipo médico. Estos resultados preliminares son alentadores y abren nuevas posibilidades para el tratamiento de los trastornos neurológicos relacionados con la conexión entre el cerebro y el cuerpo.

Aunque los datos presentados en el artículo de Nature son impresionantes, es importante tener en cuenta que el ensayo clínico está limitado por el número reducido de participantes. Aunque se necesita más investigación y pruebas para establecer este enfoque como un estándar en el tratamiento de la parálisis, este avance representa un paso significativo en la dirección correcta.

Si quieres seguir leyendo sobre lo último en tecnología haz click aquí.