• Sáb. Abr 13th, 2024

Criptografía homomórfica: la revolución en blockchain e IA

La criptografía homomórfica (FHE, por sus siglas en inglés que significan Fully Homomorphic Encryption) emerge como una tecnología revolucionaria con el potencial de transformar la forma en que protegen y se procesan los datos sensibles.

A diferencia de la criptografía tradicional, que solo permite el almacenamiento seguro de datos, la FHE permite realizar cálculos complejos sobre datos encriptados sin necesidad de descifrarlos.

Esta tecnología se basa principalmente en la propiedad matemática del homomorfismo, que permite realizar operaciones matemáticas sobre datos encriptados y obtener un resultado encriptado que, al ser descifrado, coincide con el resultado de la operación realizada sobre los datos en texto plano.

Para entender un poco mejor el funcionamiento de la FHE, imaginemos que se quieren sumar dos números de manera segura, sin revelar sus valores. En este caso, FHE primero cifra esos números utilizando un algoritmo homomórfico, obteniendo en dos valores cifrados. Luego, se suman estos dos valores ya cifrados y se obtiene un producto final, que al descifrarse su resultado concuerda con el resultado de la suma de los datos antes de cifrarse, logrando esta operación matemática sin tener que revelar el valor de los datos de la operación.

Criptografía homomórfica, aliada en la protección de datos

Debido a su naturaleza, esta tecnología tiene un papel fundamental en la protección de datos, puesto que permite realizar análisis y cálculos sobre datos sensibles sin necesidad de descifrarlos, lo que protege la privacidad de la información.

Además, reduce el riesgo de ataques y vulnerabilidades al mantener los datos encriptados durante todo el proceso, lo que hace que sea más difícil que los ciberdelincuentes accedan a este tipo de información.

La criptografía homomórfica también tiene la capacidad de realizar cálculos complejos sobre grandes conjuntos de datos de forma más eficiente que con la criptografía tradicional, optimizando así la gestión y procesamiento de los datos.

Aplicaciones de la FHE

La tecnología FHE viene sonando desde finales del siglo pasado, pero es hasta ahora que con los avances tecnológicos se ha podido crear modelos y herramientas basadas en ella, al punto de expandir su uso en una gran variedad de proyectos.

En el caso de la inteligencia artificial, ambas tecnologías podrían trabajar en conjunto en el entrenamiento y ejecución de modelos de aprendizaje automático sobre datos sensibles sin comprometer la privacidad. Mientras que, en el área de blockchain, facilita la realización de transacciones seguras y transparentes en la cadena de bloques, protegiendo la privacidad de los usuarios.

Las operaciones en la nube también se ven beneficiadas por esta tecnología, ya que permite procesar datos sensibles en la nube sin necesidad de descifrarlos, lo que aumenta la seguridad y la confianza en la nube. En el área de salud también se puede aplicar, ya que da acceso al análisis seguro de datos médicos confidenciales para mejorar la investigación médica y la atención al paciente.

Sin duda, la criptografía homomórfica ofrece grandes beneficios a las diferentes industrias, lo que puede llevar a convertirse en una herramienta fundamental para garantizar la seguridad y privacidad de la información en el futuro.

Para más información sobre criptomonedas y Blockchain, haz clic en el enlace.