• Mar. Oct 4th, 2022

Desarrollan plantillas inteligentes que detectan problemas de la pisada en tiempo real

Desarrollan plantillas inteligentes que detectan problemas de la pisada en tiempo real

Dos empresas de Argentina fueron las creadoras de las plantillas que utilizan nanotecnología de alta complejidad que brindan un diagnóstico de la pisada en segundos y dentro del calzado

Las empresas argentinas; Ebers Med, enfocada en el desarrollo de soluciones tecnológicas para mejorar la salud de la pisada; y Apexar Technologies, dedicada a productos electrónicos de alta tecnología, desarrollaron conjuntamente unas plantillas inteligentes sensorizadas, flexibles y ultradelgadas que permiten evaluar la presión plantar real de los pies del paciente, dentro del calzado y sin forzar la marcha. A diferencia de otros sistemas donde el paciente debe realizar un paso forzado con el pie desnudo sobre una plataforma, este sistema toma una muestra representativa de 10 segundos de marcha en condiciones reales, permitiendo de esta manera realizar tratamientos de precisión para cada paciente.

Una de las áreas médicas donde estas tecnologías están volviéndose más precisas es la pisada. La biomecánica de la pisada es la ciencia que estudia el movimiento y la forma en la que los seres humanos se mueven. El foco está puesto en la marcha y el comportamiento de las rodillas, cadera y columna, pero con gran responsabilidad y centralidad en los pies y la pisada. Un mal apoyo plantar puede ser el responsable de acarrear problema en el resto del aparato locomotor.

A pesar que los problemas de pisada no solo son una condición médica cada vez más extendida, sino que implican otras consecuencias cada vez más frecuentes y complejas para el resto del cuerpo, un adecuado diagnóstico de la pisada es una herramienta preventiva clave. El aporte de la tecnología en estos casos es central para obtener información precisa: los sensores y la nanotecnología ya están dando respuestas para lograr abordajes clínicos cada vez más óptimos.

La precisión de los diagnósticos derivan de aspectos técnicos, como por ejemplo el hecho que las plantillas sensorizadas son ultra delgadas (1,8 mm de espesor) y también flexibles, gracias a la utilización de sensores de presión del tipo resistivos y a la tecnología de circuitos de tintas de plata nanotecnológicas.

Concretamente, se componen de 17 sensores de presión que están estratégicamente distribuidos incrementando la densidad en áreas críticas, en línea con análisis de expertos y en las cuatro áreas principales del pie: dedos, cabeza de metatarsianos, mediopié y retropié.

El CEO de Ebers, Facundo Noya, desde hace tiempo viene tratando de entender las implicancias de un correcto estudio sobre la pisada. Por este motivo, explica que este tipo de diagnóstico no solo determina qué tipo de zapatos se debe comprar o si se necesita o no unas plantillas ortopédicas, sino que ayuda a prevenir posibles lesiones porque es capaz de detectar desequilibrios posturales y anomalías o lesiones en pies, rodillas y caderas.

“Este tipo de tecnología no permite solamente saber cómo pisamos, sino conocer cómo funciona nuestro cuerpo en movimiento”, afirma Noya.

Gracias a su facilidad de uso y versatilidad, tiene aplicaciones que van desde el ámbito del deporte y la kinesiología hasta la neurología o la odontología, donde muchas veces se busca evaluar la estabilidad de la marcha del paciente. “Esto permite realizar correcciones personalizadas, que pueden ir desde plantillas ortopédicas hasta la elección de un calzado adecuado o ejercicios determinados. En función del uso previsto, el profesional junto con el paciente puede seleccionar el modelo que mejor se ajuste a sus necesidades: de uso diario, para hacer deporte o para vestir de modo más formal”, aseveran desde la empresa.

Hasta el momento, la firma tecnológica ha recibido financiamiento de instituciones y concursos, tanto internacionales (en Dubái y Chile) como nacionales, con el objetivo de consolidar la expansión de su tecnología. En 2021 fueron elegidos ganadores del concurso IB50K que organiza el Instituto Balseiro, donde también recibieron financiamiento de programas del Ministerio de Producción que ayudaron a acelerar el crecimiento.