• Mié. Oct 5th, 2022

Esta silla de ruedas se eleva y permite a la persona mirar a los ojos a los demás

Esta silla de ruedas se eleva y permite a la persona mirar a los ojos a los demás

La silla de ruedas cambia de forma y permite al usuario ponerse de pie, además es ecológica y asequible

Laddroller es el nombre de la silla de ruedas eléctrica que permite a la persona ponerse en posición vertical en segundos, creada por Dimitrtis Petrotos, cuesta la mitad que dispositivos similares de la competencia, es de sencillo manejo y más ligera, afirma el arquitecto de origen griego.

Petrotos cuenta que la idea surgió de manera casual. Hace seis años el arquitecto recibió el encargo de reformar una vivienda para adaptarla a las necesidades de una mujer que se quedó parapléjica tras un accidente.

“En la reforma había que bajar los armarios de la cocina, los interruptores de la luz, ampliar las puertas, regular la altura del lavado, etc. Todo ello, para lograr que la vivienda resultara adecuada para ella. Sin embargo, para el resto de su familia todas estas adaptaciones resultaban una pesadilla”, relata Petrotos.

“Ese fue para mí el momento de inspiración: ¿Qué pasaría si en lugar de bajar la altura de todo en el entorno de una casa, lográramos que se pudiera poner en pie para alcanzar un libro de la estantería?”, resaltó.

En ese momento comenzó un largo camino de seis años, con más de tres patentes y 14 prototipos diferentes hasta llegar a la actual Laddroller, un híbrido entre exoesqueleto y silla de ruedas que cambia de forma y que permite al usuario ponerse en pie.

“Es innovadora, ecológica y asequible, puede levantarse en pocos segundos hasta la posición de pie y volver a bajar usando la potencia de las ruedas y ayuda de la gravedad”, reitera Petrotos.

Laddroller puede usarse con batería o manualmente. La tracción de sus cuatro ruedas también permite salvar pequeñas barreras arquitectónicas como escalones, bordillos o huecos.

“En el mundo hay unos 65 millones de personas que necesitan una silla de ruedas, lo cual limita su autonomía. La posición sedentaria obligatoria hace que estas personas sufran problemas de circulación, respiratorios, y que muchas de ellas padezcan osteoporosis. Todo ello se vería aliviado con un dispositivo como el nuestro”, dice el inventor.

Petrotos comenta que en estos momentos él y su equipo están dando los últimos toques al prototipo y están desarrollando otro para niños fabricado en madera.